• Rodolfo Mendoza

SE EVIDENCIA LA CUARTA OLA EN GUATEMALA

Después de tres semanas de un leve crecimiento de casos a nivel nacional, en los últimos días se observa un fuerte rebrote que confirma la llegada de la llamada "cuarta ola" al país. El número de casos dirarios reportados es similar a los datos de la tercera ola, por lo que se puede decir que éste es el pico más alto de contagios que el país ha tenido durante toda la pandemia. Este acelerado rebrote se esperaba para dentro de dos semanas más, pero se adelantó a las proyecciones que los modelos estadísticos indicaban hace un mes y medio.


La Universidad de Washington prevé que el contagio crecerá unos días más, para luego llegar a su pico. Por lo que es posible que se superen los dos mil casos diarios reportados por varios días y que los hospitales, ya saturados, se desborden, provocando presiones a lo interno del gobierno.


LO MÁS PREOCUPANTE


A diferencia de lo observado en la segunda y tercera ola, esta vez la cantidad de pruebas no ha aumentado en las mismas proporciones que la cantidad de casos, por lo que la positividad continúa creciendo. Actualmente se sitúa cerca del 25% (llegó a 10% en enero), un nivel que no se alcazaba desde septiembre del año anterior, y que representa un número elevado para garantizar una apropiada lectura del avance del contagio.


¿SE ESPERAN MEDIDAS DEL GOBIERNO?


Me da la impresión que esta vez las condiciones del país no son similares a los dos rebrotes que hemos vivido este año, por lo que creo que el gobierno no seguirá el mismo guión para dictar medidas. Es únicamente mi percepción, no es nada oficial, pero permíteme explicarlo.


La situación actual es muy vulnerable para el gobierno en el tema de las vacunas. Saben que ante cualquier cierre se le vendrá una correntada de presiones por la lenta gestión para la vacunación. Las últimas restricciones ya significaron un desgaste significativo, y la sociedad ya está cansada (y a muchos ya nos les importa), por lo que pienso que el gobierno quiere evitarlo de nuevo. Por otro lado, varios indicadores económicos reflejaron recientemente la recuperación de la actividad económica en el país a los niveles pre-pandemia y el gobierno lo sabe, y seguramente querra tomar este tema como bandera de su gestión.


En otras palabras, están vulnerables en vacunación y se sienten fuertes en mencionar índices macroeconómicos, así que creo que le apostarán a no detener el avance de la economía y evitar más desgaste por la lentitud de la vacunación. Por lo que creo que aguantarán lo más posible esta ola sin nuevas restricciones hasta que sea insostenible, esperando que la población retome el cuidado y los contagios desciendan previo a que eso pase.


Puedo estar equivocado, pero por ahora ese es el ambiente que percibo. ¿Qué piensas tú? ¿Deberían dictar medidas restrictivas o no? ¿Qué harías si fueras el presidente o la Ministra de Salud? Yo reforzaría el cumplimiento del semáforo en vez de dictar más medidas, pues pienso que el sistema de alertas que tenemos es la mejor línea de defensa contra el acelerado contagio.




9 vistas0 comentarios