• Rodolfo Mendoza

EL FRACASO LATINOAMERICANO

Los resultados de la región en comparación con el resto del mundo no han sido óptimos, tanto en la cantidad de casos como en el número de fallecidos.



La más preocupante es lo revelador que resulta examinar la tabla que he publicado, en la que se muestra como cinco países de Latinoamérica están entre los primeros 10 del mundo en la cantidad de fallecidos en relación a su población, y que ocho están entre los primeros veinte.

Perú, Bolivia, Ecuador, Chile y Brasil son quienes encabezan la tabla, y por detrás vienen México, Panamá y Colombia. Esto establece a Latinoamerica cómo la región del mundo más golpeada en fallecimientos, sólo detrás de Europa occidental.

A los países de Centroamérica les ha ido un poco mejor que a los suramericanos, pero no por mucho. Honduras está en el puesto 37 del mundo, Guatemala en el 43, mientras que El Salvador y Costa Rica en el 56 y 57 respectivamente. Junto a todos los mencionados anteriormente se debe añadir que Argentina (28) y República Dominicana (40) también están entre los países que están por encima del promedio mundial de fallecimientos por cada 100 mil habitantes.

Los únicos de la región que pudieron contener las consecuencias de la pandemia mucho mejor al resto del mundo son Paraguay (71), Uruguay (137) y Cuba (142). Nicaragua se negó a contabilizar estadísticas reales y las de Venezuela han sido muy cuestionadas.

A diferencia de Europa Occidental, que el virus le tomó desprevenido, America Latina tuvo tiempo para prepararse, y se implementó el confinamiento de forma anticipada en la mayoría de países. Por tal razón, los resultados en nuestra región son utilizados a nivel internacional para cuestionar la necesidad y efectividad del encierro de la población.

Se pueden citar varias razones por las que se han obtenido estos resultados, como la debilidad de los sistemas de salud y de la pobre institucionalidad, la baja salubridad, los hogares mulitpersonales en los que habitan varias miembros de familia en espacios reducidos, la poca obediencia colectiva a las autoridades y hasta la cultura latina sin la costumbre de distanciamiento social. Lo cierto es que la región, que tardó en ver sus casos crecer, está desafiando a Europa como la región más afectada del mundo.



2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo