• Rodolfo Mendoza

MI PROYECCIÓN DE LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES DE ESTADOS UNIDOS

Como dije en mi publicación del viernes, los posibles escenarios de la elección presidencial en Estados Unidos están tan polarizados como toda la discusión.



Biden aventaja en las encuestas por un buen margen, pero los republicanos mantienen la esperanza que se de otra proeza como en el 2016.

Para que Trump gane, necesita hacer 3 cosas:

1) Retener los estados republicanos que están amenazados, en especial Ohio, Iowa y Georgia 2) Ganar los 3 estados claves que están en contienda: Florida, Arizona y Carolina del Norte. 3) Arrebatar a los demócratas un estado de la región conocida como “Rust Belt”, ya sea Pensilvania, Michigan o Wisconsin. No veo a Minnesota en riesgo para los demócratas.

A continuación mi explicación de los resultados que proyecto para cada estado, luego de analizar todo tipo de encuesta para ésta año y también los de la elección pasada, los resultados del día de la elección del 2016 y 2018, y la tendencia de las más de 95 millones de boletas de voto anticipado que ya se han emitido:

NEW HAMPSHIRE: Estuvo muy cerrado en 2016, tanto en las encuestas como en el voto (+0.6% a favor de Hillary), pero esta vez las encuestas dan un margen a Biden entre 8% y 12% sobre Trump, lo que parece imposible remontar. Ventaja Biden.

NEVADA: Los republicanos se han acercado en Nevada (diferencia de 3.6% en las encuestas), pero no hay variación en la tendencia en la intención de voto en los últimos meses, por lo que mi expectativa es que gane Biden.

IOWA: Del grupo de estados republicanos que debe conservar Trump, éste es, sin duda, el estado que más accesible tiene, porque es el único en el que ya aparece arriba en las encuestas. En el 2016 se evidenció un voto "escondido" a favor de Trump en mayor proporción que en cualquier estado, y que de seguro aparecerá de nuevo.

GEORGIA: El equipo de Trump ha expresado confianza en ganar este estado tradicionalmente republicano, pero el voto afroamericano de los demócratas ha apretado la elección mucho más de lo esperado. La tendencia por dos meses era favorable a los demócratas, y fue hasta días recientes que se emparejó, por lo que podría darse una sorpresa de Biden. Aún así, proyecto que ganará Trump.

ARIZONA: El voto de migrantes hispanos le ha dado vuelta a este estado anteriormente republicano y ahora está en disputa, y además se proyecta la victoria de un demócrata para el Senado. Las encuestas colocan en empate técnico la elección presidencial, pero Trump ha mostrado una continua tendencia al alza por mes y medio, por lo que debería resultar en un triunfo apretado a su favor.

CAROLINA DEL NORTE: Esta es una decisión mucho mas apretada de lo que los republicanos están dispuestos a aceptar, pero la expectativa es que lo gane Trump. Les favorece la tendencia de los últimos días y se espera que se repita lo sucedido en el 2016, cuando hubo un gran grupo de votantes "escondidos" a su favor, que no habían aparecido en las encuestas.

FLORIDA: Las encuestas proyectan un empate técnico, pero hay muchas señales que apuntan a una victoria de Trump: - La tendencia del último mes es a su favor. - Ha sorprendido la respuesta de os republicanos en las boletas de los votantes tempranos, mucho mayor a elecciones pasadas y en la misma cantidad que los demócratas, lo que apunta a una elección a su favor. - La intención de voto de los hispanos y negros ha aumentado a favor de Trump respecto a elecciones pasadas.

OHIO: Ningún candidato republicano ha ganado la presidencia sin ganar este estado, y proyecto que Trump lo ganará de nuevo. Las encuestas muestran un virtual empate, pero la tendencia en la intención de voto de nuevo le favorece y en 2016 también se manifestó un voto "escondido" a su favor que de aparecer de nuevo, dejaría una distancia lo suficientemente grande para ganar cómodamente.

MICHIGAN Y WISCONSIN: Biden debería ganar estos estados, con un resultado más cerrado de lo anticipado. Ambos estados muestran indicadores similares: - Una sustancial diferencia en las encuestas superior al margen de error, de más de 6% - Biden supera el 50% de la intención de voto en ambos estados, lo que supone que es imposible una remontada - Las tendencias de los últimos días no muestran cambios significativos, por lo que no se esperaría una sorpresa.

PENSILVANIA: Este es el estado que decidirá toda la elección. La diferencia entre ambos candidatos en las encuestas es más del doble que la que Hillary le llevaba a Trump en el 2016 (4.3% vs 1.9%), pero el presidente parece que se está acercando. Trump recuperó el 2.6% de la intención de voto el día de la elección sobre lo proyectado en las ecuestas, pero esta vez necesitará recuperar 4.3%, una mucho mayor proeza. Biden está cerca del 50% de la intención de voto, por lo que le queda poco para asegurar la victoria.

Los republicanos confían que el entusiasmo de los multitudinarios rallys contagien a más votantes, y que las declaraciones de Biden de eliminar el fracking, una de las industrias que más empleo provee, y el vandalismo que está sucediendo en Philadelphia, convenza a más personas a votar por Trump. Aún así, la diferencia es muy grande, y el presidente necesitará hacer una remontada histórica, como la que sucedió en Wisconsin hace cuatro años. Trafalgar Group, la única encuestadora que dio como vencedor a Trump en este estado en el 2016, proyecta que lo ganará de nuevo de forma muy ajustada. Cualquier esperanza de victoria republicana en Pensilvania pasa por darle credibilidad de nuevo a Trafalgar Group sobre cualquier otra encuesta.

El COVID no debería ser el tema que ahuyente votantes de Trump en este estado, pues Pensilvania tiene el puesto 44 de los 50 estados en cantidad de contagios por cada 100 mil habitantes. Es el estado en contienda que menos casos en relación a la población.

Este estado terminará muy cerrado el día martes y probablemente se decidirá uno días después, cuando terminen de contarse las boletas enviadas por correo. Los republicanos han dicho que apelarán esa decisión ante la Corte Suprema, para que únicamente valgan los correos que ingresen el mismo martes, y confían que la mayoría que tienen en la Corte les ayude.

Si mis proyecciones en los demás estados son correctas, estaremos ante el mismo escenario que se dio en las elecciones del año 2000, cuando George Bush ganó en una elección muy cerrada en Florida por una decisión de la Corte.

Preferiría poner Pensilvania en gris, como un estado que aun indeciso, en espera que la cerrada elección se decida en las cortes, contando boleta por boleta. Pero en pro de anticipar un resultado, diré que terminará decidiéndose a favor de Trump, aunque aún no me sienta cómodo en asegurarlo.



7 vistas0 comentarios