• Rodolfo Mendoza

NO MÁS ESTADO DE CALAMIDAD: ENTENDIENDO LOS CAMBIOS DE HOY

Este fue un día de mucha información y cambios, así que vamos paso a paso a entenderlos de forma sencilla. Cuatro temas son los principales, los enumeraré primero y luego explicaré brevemente cada uno:

1) No se ampliará el plazo del Estado de Calamidad 2) Se permiten todas las actividades y se establecen aforos 3) Cambió el puntaje del semáforo 4) ¿Se eliminará el Toque de Queda?

NO SE AMPLIARÁ EL PLAZO DEL ESTADO DE CALAMIDAD

Después de algunas semanas de especulación, hoy ya es oficial. El Presidente anunció que el Estado de Calamidad no se renovará el próximo lunes 5 de octubre, cuando venza. Los apoyos dentro del Congreso se estaban esfumando, así que el gobierno se adaptó y se adelantó a hacer cambios para no sufrir una vergüenza en el Legislativo.

Para comprender su trascendencia, debes saber que el Estado de Calamidad es el fundamento jurídico que le permitía al Presidente restringir los derechos constitucionales de los guatemaltecos. En otras palabras, le daba al Presidente el poder de prohibirnos lo que es nuestro derecho como personas. El derecho a la libre locomoción, a reunión y comercio son algunos que nos fueron limitados con la justificación de controlar la pandemia. Sin el Estado de Calamidad ya no habrán medidas presidenciales que prohiban alguna actividad. El Presidente ya no podrá decretar Toque de Queda, prohibir nuestra movilidad, el funcionamiento de negocios ni las reuniones sociales, culturales o religiosas. El vencimiento de éste retorna a la normalidad nuestros derechos constitucionales.

CAMBIO DE DISPOSICIONES

Ya que a partir del lunes ya no es posible prohibir la operación de ningún negocio, el Ministerio de Salud se ajustó y cambió las disposiciones del sistema de alerta. Ahora, en vez de prohibiciones, hay regulaciones de aforos para cada actividad. Todo es permitido de nuevo, pero con medidas.

Estos son los sectores que cambiaron: se permite en color rojo la apertura de los food courts en centros comerciales, los eventos en hoteles, la apertura de parques nacionales y sitios arqueológicos, parques públicos para grupos de personas, bares y fiestas, eventos, conciertos y centros de diversión, piscinas, gimnasios, cines y servicios religiosos. Por regla general, los aforos para todas estas reuniones son así: en color rojo una persona cada 10 mts2, en anaranjado una cada 6 mts2, en amarillo una cada 4 mts2 y en verde una cada 2.5 mts2. En color rojo no se permiten grupos mayores de 10 personas con la excepción de bares que es de cinco personas y de conciertos que el máximo es de cien.

A todos los sectores mencionados anteriormente, con excepción de las iglesias, se les ampliaron los permisos. Por alguna razón, el único sector del país en ver reducido el aforo permitido es el religioso. Parece que quien redacta estas disposiciones no suele acudir a una congregación o a misa. Todos los demás sectores como el transporte, los supermercados, restaurantes, construcción, industria, agro, oficinas, etc. permanecen igual. El único sector que aún no se menciona es el educativo, por lo que espero que en los próximos días se dicten las disposiciones para universidades, colegios y centros de capacitación. Debes saber también que el semáforo y sus aforos serán revisados y ajustados cada quince días.

El gran cuestionamiento que surge ahora es si el gobierno tiene el derecho de regular el aforo de los negocios y de las actividades sociales sin el Estado de Calamidad, y será motivo de discusiones y no me extrañaría que de recursos legales. El Ejecutivo dice que se fundamenta en el Código de Salud, que dice esto: "ARTICULO 58. Normas y procedimientos. En caso de epidemia o de riesgo socioambiental, el Ministerio de Salud, conjuntamente con las demás instituciones del Sector y otros sectores involucrados, deberán emitir las normas y procedimientos necesarios para proteger a la población."

El semáforo y todas sus regulaciones se encuentran en la posición más vulnerable que hayan tenido, justo cuando estamos a la puerta de la segunda ola de contagios.

EL PUNTAJE DEL SEMÁFORO

También se modificó el puntaje que cada municipio recibe para calificar el color en que se encuentra. Se bajó el número de pruebas para bajar de puntaje, por lo que ahora es más fácil para un municipio llegar a color anaranjado y amarillo.

La capital está muy cerca de cambiar a anaranjado, justo en la frontera, "raspando" dirían en mis tiempos. Tan cerca que podría suceder este mismo sábado si tan sólo hacen mil pruebas diarias estos tres días en vez de las 920 que han reportado últimamente. Sería una tristeza no pasar de color rojo a anaranjado por unas cuantas pruebas, sería como sacar 59 puntos en la universidad cuando se gana con 60. Tan cerca y tan lejos, ya que pasar de rojo a anaranjado si cambiaría mucho el aforo de todas las actividades sociales, culturales, deportivas y religiosas. Estamos en las manos de las autoridades de salud y su capacidad de gestionar unas cuantas pruebas más al día.

EL TOQUE DE QUEDA

Con el Estado de Calamidad se va también el Toque de Queda, así que ¡No más encierros! .... a menos que el gobierno quiera mantenerlo.

Aún queda una posibilidad de que se imponga, y ésta aún no se ha descartado. Va así: el gobierno, en vez de decretar Estado de Calamidad, para lo que necesita la aprobación del Congreso, decreta un Estado de Prevención. Lo puede hacer por quince días renovables, y no es necesaria la autorización de los diputados. Ese decreto le da al Presidente el poder de restringir la circulación en ciertos horarios pero no de prohibir ninguna actividad comercial o social, así que en la práctica se podría mantener el Toque de Queda mientras las demás actividades operan en horarios establecidos.

No es para nada seguro que esto suceda, aunque si lo han considerado, ya que les permite algunos beneficios que el gobierno aún valora como hacer compras por excepción, evitar las manifestaciones públicas de los opositores y disminuir la violencia a través del Toque de Queda. Mi expectativa es que no suceda, pero falta por ver.

Para mientras la "Inevitable Segunda Ola" está tocando la puerta. Las estadísticas revelan que ya está aquí, y sólo hace falta esperar unos días para confirmar el cambio de la tendencia; este domingo podríamos estar declarándola formalmente. Las medidas se han relajado, la movilidad ha aumentado, las fronteras se han abierto y ahora se adaptan las medidas del semáforo y se permiten todas las actividades.

Este momento evidenciará si la responsabilidad individual es más fuerte que la disposición gubernamental. Para aquellos que son responsables de su vida y su familia, el cambio del semáforo no significa libertinaje, sino el levantamiento de prohibiciones externas que no deberían ser más fuertes que las convicciones internas. Bienvenida la libertad, que luce muy bien en aquellos que valoran la responsabilidad.



0 vistas0 comentarios