• Rodolfo Mendoza

¿FUNCIONA LA VACUNACIÓN?

Repasando el caso del Reino Unido


El Reino Unido se convirtió en el primer país en vacunar a una persona, cuando Margaret Keenan, de 90 años, recibió la primera dosis de Pfizer el 8 de diciembre del año anterior. Desde entonces, los británicos han ido a la vanguardia en la vacunación a nivel mundial, y actualmente el 70% de la población tienen al menos una vacuna y el 58% presentan esquema completo. Por esa razón es un buen caso de estudio para comprobar, a través de las estadísticas, si las vacunas funcionan en la vida real.


UN NUEVO REBROTE


El Reino Unido vivió recientemente un rebrote de contagios, similar en tamaño a la segunda ola de enero, levantando cuestionamientos sobre la efectividad de las vacunas. Ésta tercera ola se dio cuando más de la mitad de la población ya estaba vacunada, por lo que es natural concluir que a pesar del avance de la vacunación, aún se deben esperar nuevos brotes de contagios. No nos debe sorprender, entonces, que países como Estados Unidos o Israel estén experimentando un crecimiento de casos, o que lo vayamos a vivir en nuestro país una vez se alcance estos niveles de vacunación.


En su pico más alto, durante la segunda ola, se reportaban diariamente más de 59,000 nuevas personas contagiadas en el Reino Unido, mientras que en la tercera ola fueron 47,000 contagios diarios. Es decir, fueron olas similares en magnitud. Esto sirvió para estudiar el comportamiento del virus en personas vacunadas en comparación con las no vacunadas. Debe notarse que, durante la segunda ola de inicios de año, no estaba presente la variante Delta originada en la India, pero que durante la reciente tercera ola, el 99% de los casos provenían de esta mutación.


Según las conclusiones del estudio realizado, se estima que la efectividad para evitar casos sintomáticos de la variante Delta es del 88% después de ambas dosis de la vacuna Pfizer y del 67% después de ambas dosis de AstraZeneca (El Reino Unido no ha utilizado otras vacunas).


BAJAN LAS HOSPITALIZACIONES


A pesar del crecimiento de casos, el indicador de personas hospitalizadas en el Reino Unido no subió en la misma proporción, lo que evidencia la efectividad de las vacunas para evitar casos graves. El porcentaje de personas contagiadas que tuvieron que ser hospitalizados descendió grandemente.


Durante el pico de la segunda ola estuvieron hospitalizados por Covid más de 39,000 personas al mismo tiempo, mientras que en la tercera ola fueron unas 6,000 personas, una reducción de más de una sexta parte de pacientes. Esto nos lleva a concluir que los efectos negativos de la tercera ola fueron mucho más bajos que de la segunda, cargando menos el sistema de salud.


La oficina nacional de estadísticas del Reino Unido encontró que la vacuna de Pfizer es 96% efectiva para evitar hospitalizaciones con la variante Delta (94% con una sola dosis) y la Astra Zeneca es 92% (71% después de la primera dosis). Si tuviera que especular, diría que la vacuna de Moderna se debe comportar similar a la Pfizer, y que la Sputnik se comporta en mejores condiciones que la Astra Zeneca, pero esto no se incluyó en los estudios británicos.


DESCIENDE DRÁSTICAMENTE LA FATALIDAD


El indicador más revelador de la eficiencia de la vacunación es el descenso de la fatalidad, entendido como el porcentaje de personas contagiadas que fallecen. Durante la segunda ola, en su punto más alto, éste llegó a 3.3%, es decir, más de 3 personas de cada 100 contagiados fallecían, mientras que en su punto más alto en la reciente tercera ola llegó a 0.3%, una reducción de diez veces en fatalidad.


Esto, por sí sólo, debería ser suficiente para empujar la vacunación en todos los países del mundo, y en especial en nuestra Guatemala.


A pesar de esto, debe notarse que aun hay un muy pequeño porcentaje de personas vacunadas que fallecieron de Covid. Al igual que el cinturón de seguridad, las vacunas evitan gran cantidad de fallecimientos, pero no son infalibles.


PERSPECTIVA


Aún no sabemos que sucederá a futuro, en unos meses, cuando una nueva ola sacuda a los países, o cuando las vacunas comiencen a perder su efectividad con el tiempo, pero ahora la estadística es clara en demostrar la eficiencia de las vacunas.


Desde hace varias semanas llevo un seguimiento cercano de las estadísticas de los países que han superado el 50% de la vacunación, los que ya suman cuarenta y siete en el mundo, para comprobar los niveles de contagio, hospitalización y fallecimientos, y el caso del Reino Unido ha sido el más extremo que he visto hasta ahora. Los demás están mejor. Esto me lleva a decir que, si las estadísticas del Reino Unido pasan la prueba luego de un fuerte rebrote, también lo harán las del resto de países.


Los ensayos clínicos de las vacunas nos habían dicho que las vacunas evitaban en un buen porcentaje los contagios, pero que eran altamente efectivas para reducir los casos graves y evitar las muertes, y eso es lo que hasta ahora reflejan las estadísticas del Reino Unido.




14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo