• Rodolfo Mendoza

TRES COSAS POSITIVIAS Y NEGATIVAS SOBRE EL SISTEMA DE SÉMAFORO

Hay muchísimo de que hablar sobre el sistema de alertas anunciado ayer por el Presidente, por lo que hay que priorizar:



TRES COSAS POSITIVAS

1) Se focaliza las acciones, a través de regionalizar los indicadores y las medidas gubernamentales, lo que debería extenderse a la descentralización de pruebas, rastreo de contactos y atención primaria de salud. No hace sentido tener confinados por cuatro meses a municipios del altiplano que no presentan casos porque en la capital enfrentemos una escalada, o encerrar a todo Izabal porque a Puerto Barrios llegan contagios importados. Muchos municipios del interior han sido más eficientes que el gobierno central en la gestión de la pandemia, y estas medidas los empodera para ser parte de la solución y no del problema.

2) Se ampliará la información pública a través de un tablero que incluya pruebas, positivos, casos activos y muertes por departamento o municipio, que podrá ser consultado en línea en cualquier momento por cualquiera. Este tablero será accesible esta semana. Esto será de gran ayuda para planificar estrategias para enfrentar el COVID, y desde ya puedo imaginar lo que mucho que podrán aportar los varios profesionales que han dado seguimiento a los datos y realizado sus propias proyecciones y escenarios. Aprovecho a decir que este "sistema de semáforo" es de aplicación municipal, aunque hasta ahora sólo nos han dado información departamental.

3) Varios departamentos y municipios procederán regresar gradualmente a las actividades normales a partir del 27 de julio. Por ahora hay dos Departamentos que ya llenan los requisitos del color verde, Huehuetenango y Quiché, y uno próximo a hacerlo, Sololá. Otros cinco están en amarillo, y un sexto podría unírselos pronto. Eso totalizaría nueve Departamentos con plena actividad laboral y económica, que representan el 40% de la población del país. Hay 241 municipios que podrían estar en color amarillo o verde en dos semanas, y eso significa que más de la mitad de comunidades estarían reactivando la economía.

TRES PUNTOS NEGATIVOS

1) Este es un sistema de información y medidas de activación gradual, pero no es un plan para doblegar la curva. Sabemos que para pasar de color rojo a naranja se debe tener menos de 25 contagios por cada cien mil habitantes, pero no se ha comunicado un plan para que bajen el número de contagios en las regiones en rojo. El presidente de Costa Rica dijo esto al implementar las nuevas restricciones: "Recuperar el rastro del virus es la misión que tenemos que cumplir no solo las autoridades de salud, sino también todo el país. Por eso es necesario aplicar el martillo al COVID-19, y simultáneamente la Caja Costarrincense de Seguro Social, el Ministerio de Salud y demás instituciones estarán haciendo el trabajo en campo del rastreo exhaustivo".

El confinamiento no es un fin en sí mismo, pues no mata el virus, solo retrasa su contagio. El objetivo de las medidas siempre ha sido recuperar el rastro del virus hasta reducir el contagio comunitario, y la forma de hacerlo es con la trazabilidad y aislamiento de contactos. De eso no se habló ayer.

2) Este sistema es una copia del aplicado en México desde el 1 de junio. Esto es todo lo que debes de saber: hace unos días se suspendió el sistema mexicano -prepárate para esto- por "inconsistencia en los datos" que trasladan los distintos Estados. La información ha sido el Talón de Aquiles de esta administración, han habido irregularidades, malas sumas, fallas en el sistema, falta de transparencia y mil errores más, y aún así estamos condicionando la reconstrucción al buen manejo de la información por miles de personas que antes no eran parte del proceso. Respira profundo. Si con un Laboratorio Nacional no podían darnos información confiable, ¿cómo harán ahora que activarán 50 nuevos laboratorios en todo el país?

3) Este sistema es draconiano para la capital. El Departamento central tiene 319 casos por cada 100 mil habitantes en las últimas tres semanas, y es necesario llegar a 25 casos. En otras palabras, hay que bajar trece veces la cantidad de casos actuales. Para pasar a anaranjado se deberían tener 42 casos diarios por tres semanas; ayer se reportaron 448, un día bajo. Y ojo, esto es tomando todo el Departamento. Si los números se hicieran únicamente por el municipio de Guatemala, de seguro serían mayores. Bajo este nuevo sistema, la capital podría experimentar treinta días continuos a la baja y aún así encontrarte a leguas del anaranjado. Añade a Sacatepequez y Escuintla como los más perjudicados por esto.

La metodología y los indicadores deben revisarse y cambiarse a la brevedad, como les tocó hacer a los mexicanos a la tercera semana, para ajustarse a la realidad. Lo que intuyo es que este sistema será modificado grandemente y veremos para mediados de agosto una aplicación distinta a lo actual, que nos permita abrir la economía con mayor rapidez.

Y para ti, ¿qué es lo positivo y negativo de este sistema? compártelo en los comentarios.





0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SE LE CIERRAN LAS PUERTAS A TRUMP

Un breve repaso: Joe Biden ganó el conteo de votos y fue proyectado como ganador por los medios de comunicación, como suele suceder en cada elección. Pero estos resultados no son oficiales aún, sino h

  • Icono social LinkedIn