• Rodolfo Mendoza

¿QUE ESTÁ PASANDO CON LAS PRUEBAS?

Algo preocupante en esta cuarta ola de contagios, es que bajó el número de pruebas que se están haciendo en el sistema de salud publico. He recibido varios reportes de personas que se acercaron a realizarse una prueba y se las negaron por falta de suministro, o les ofrecieron solo una por familia o le pusieron como requisito tener 3 síntomas distintos.


Esto puede comprobarse en la estadística también. Solía ser que al aumentar los casos en el país también aumentaba el número de pruebas, ya que aquellos en riesgo de contagio acudían buscando a hacerse una prueba, por lo que crecía la demanda y, por lo tanto, el total de pruebas que se realizaban.

Por lo tanto, contrario al paradigma popular, en el país a más casos, más pruebas, y a menos casos, menos pruebas. Fue así como en la segunda ola el porcentaje de pruebas que resultaba positivo BAJÓ durante el punto más alto del rebrote, y se mantuvo estable durante la tercera ola.


El indicador de positividad es uno de los más importantes que se deben seguir. Determina si se están haciendo suficientes pruebas para leer el contagio en un país. Los expertos dicen que lo ideal es que la positividad esté por debajo del 10%, un rango que el país solo alcanzó por unos días en enero. Entre 10% y 20% se cataloga como "apropiado" o "tolerable", que es el rango que se ha tenido por meses. Pero arriba del 20% ya comienza a ser preocupante, que es lo que tiene actualmente en esta cuarta ola. La positividad está en el punto más o alto desde septiembre del año anterior.


Esta alza en la positividad refleja estadísticamente que las personas no están encontrando pruebas, y las anécdotas de la gente lo confirman. Así que resulta que ahora no sólo tenemos pocas vacunas, también tenemos pocas pruebas, y nos toca navegar el rebrote más alto de contagios en esta escasez.



4 vistas0 comentarios