• Rodolfo Mendoza

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR DE OMICRON EN EL PAÍS?

Los casos reportados a nivel nacional tuvieron un repunte como consecuencia de las fiestas navideñas, en lo que se especula que sea el inicio de la ola causada por la variante Ómicron en Guatemala. En los últimos días de diciembre se reportaron entre setecientos y ochocientos casos diarios, un aumento considerable desde los trescientos que se reportaban a mediados de diciembre, cuando la tendencia comenzó a cambiar.


MUCHOS CONTAGIOS, BAJA FATALIDAD


La fatalidad aún no ha aumentado y por ahora los fallecimientos diarios están en su punto más bajo en más de un año. Debe tomarse en cuenta que la cantidad de fallecimientos por lo general sube unas tres semanas después del rebrote de contagios, por lo que es prudente esperar. También debe considerarse que hasta ahora los datos que arrojan Sudáfrica, Europa Occidental y Estados Unidos, los países en donde Omicron es la variante dominante, es que la tasa de fatalidad ha llegado a ser la más baja que se ha observado en toda la pandemia, a pesar del acelerado crecimiento de contagios.


Esta es la constante estadística en donde Ómicron es dominante: el mayor índice reportado de transmisión del virus y la más baja tasa de fatalidad, lo que se traduce en muchos contagios pero con bajo impacto en fallecimientos. Por tal razón debes tener claro que al leer noticias sobre lo que está provocando Ómicron, tendrás dos posturas: los medios que reportan el número de casos tendrán titulares alarmantes, mientras aquellos que se enfocan en los fallecimentos serán mucho más optimistas.


QUÉ PASA CON LAS HOSPITALIZACIONES


Las hospitalizaciones muestran un comportamiento interesante. Por un lado, los nuevos pacientes con contagios leves aumentan, pero no en el mismo porcentaje provocado por la ola Delta, sino unas dos o tres veces menor. Aún así, los contagios son tantos y tan rápidos, que los nuevos pacientes leves si ponen en riesgo la ocupación hospitalaria, lo que alarma a las autoridades de salud. Por otro lado, el porcentaje de pacientes severos que necesitan de cuidados intensivos se reduce entre la mitad o unas cuatro veces en comparación a la ola Delta. Esto provoca un fenómeno dual: el impacto del virus en una persona individual es cada vez menor, lo que motiva a la población a retomar la confianza y relajar el cuidado personal, mientras que las autoridades de salud siguen viendo una alta ocupación hospitalaria, por lo que continúan las llamadas de alerta y las implementaciones de pases de vacunación en el mundo.


¿ESTA OMICRON EN GUATEMALA?


Las autoridades de salud dijeron hace unos días que sospechaban que la variante Ómicron ya está presente en el país, por el reciente rebrote de contagios y la llegada de muchas personas provenientes del extranjero, pero esto no está aun confirmado. Este repunte por las fiestas navideñas se esperaba aún antes de la aparición de Omicron a nivel mundial, por lo que no sorprende el rebrote. Pero la nueva variante ha llegado a ser dominante en algunos países de los que provienen un gran número de viajeros, como Estados Unidos, y dado su alta transmisibilidad y leves síntomas, es muy probable que haya llegado al país desde hace algunas semanas.


La universidad de Washington ajustó las proyecciones de casos para Guatemala, y predice que continuarán ascendiendo en enero hasta llegar al pico a mediados de febrero. Por lo tanto, las proyecciones indican una ola rápida y agresiva que terminará pronto, como ha sido el rebrote de Omicron en otros países, contrario a lo que sucedió con la gran ola de Delta en el 2021.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo