• Rodolfo Mendoza

¿QUÉ NECESITA LA CAPITAL PARA LLEGAR AL SEMÁFORO ANARANJADO?

El sistema de alertas implementado por CoPreCOVID consiste en un punteo que se le asigna a cada municipio de acuerdo a los indicadores establecidos en una tabla.



Si la suma es superior a 7.5 puntos, el municipio se coloca en color rojo; si el punteo es igual o menor a 7.5 se clasifica en color anaranjado; si es igual o menor a 5 es color amarillo; y si tiene 2.5 puntos es color verde.

EL MUNICPIO DE GUATEMALA

La ciudad capital cuenta con un promedio que oscila entre 8 y 8.5 en los últimos días, un poco más abajo que otros municipios como Mixco, Villa Nueva, Escuintla, Coban o Quetzaltenago. Para bajar al color anaranjado se debe promediar 7.5 o menos por catorce días. Así que la pregunta es ¿qué debe hacer el Municipio de Guate para alcanzar el color anaranjado?

Luego de analizar los rangos y puntos del semáforo, llegamos a la simple conclusión que la forma más rápida de bajar de color rojo a anaranjado es aumentar la cantidad de pruebas, y para bajar de color anaranjado a amarillo sí es indispensable descender el número de casos. Esto se aplica a la inversa también: cuando hay pocas pruebas, como en muchas regiones del interior, es muy fácil subir a color rojo, y por eso veras más municipios en este color el próximo domingo.

Déjame resumir los cálculos, sumas y restas para ir directo a la conclusión: el camino más rápido para que la capital baje de color es aumentar 500 pruebas diarias, sin que cambie el número de casos. Esto garantizaría que las pruebas positivas estén por debajo de 15%, que es el indicador donde se restan los puntos necesarios para que el total nos coloque en el rango anaranjado.

Claro, esa no es la única forma de llegar allí, pero quise expresarlo en un número redondo. Cualquier combinación de aumento de pruebas y descenso de casos que resulte en una positividad menor del 15% serviría, y no estamos lejos de ello. De hecho, hemos rascado esa frontera en los últimos días, por lo que con más dedicación por parte del Ministerio de Salud bajaríamos de color rápidamente. De no aumentarse el número de pruebas, aún se podría bajar en pocas semanas si los casos continúan descendiendo como hasta ahora.

LAS ACTIVIDADES PERMITIDAS EN COLOR ANARANJADO

No hay mucho cambio en la actividad económica al pasar de rojo a anaranjado. No cambian las restricciones al transporte urbano, extraurbano o turístico, o las medidas para mercados, supermercados, comercios o tiendas de conveniencia. Tampoco los permisos para los centros de trabajo, industria esencial o para cualquier manufactura, la construcción, agricultura o ganadería. Los hoteles no sufrirían cambios tampoco.

Lo que se permite es operar legalmente algunas actividades que se consideran sociales. Este es el listado de los permisos que se añadirían en color anaranjado:

- Los centros comerciales podrán recibir el 50% de aforo en los estacionamientos, en vez del 40%, manteniendo las demás restricciones.

- Los restaurantes podrían recibir una persona cada 6 metros cuadrados en las áreas cerradas de mesas, en vez de una cada 10, siempre con grupos menores de diez personas. Esto aumentaría el aforo de personas permitidas.

- Los centros turísticos y sitios arqueológicos abrirían para grupos menores de 10 personas (en la ciudad esto podría ser el zoológico, los museos o el mapa en relieve)

- Se permitiría 1 persona cada cuatro metros cuadrados en un parque público, como el parque Erick Barrondo, pero sin ventas de comidas o comercios ni aglomeraciones de más de 5 personas.

- Los centros de diversión (como el Irtra Petapa), eventos y conciertos podrían tener actividades siempre y cuando las personas no se bajen de sus autos. ¿Esto significa que harán conciertos en vivo con asistentes dentro de los carros? ¿Y las graduaciones podrían hacerse con desfiles de autos?

- Se podrían usar piscinas para natación individual de entrenamiento o competencia, o para clases individuales.

- Los gimnasios podrían abrirse con un aforo de una persona por cada 4 metros cuadrados.

- Las ligas profesionales de deporte podrían entrenar en grupos de 15 personas en vez de 10. Los juegos en estadios vacíos ya están permitidos desde el color rojo, así que el único cambio sería aumentar un poco el chumul en el entreno.

- Los cines y teatros también podrán activarse estilo drive-in, es decir, que las personas no podrían bajarse de sus autos. ¡De regreso a los años 50s!

- Y las iglesias podrían iniciar cualquier tipo de servicios religiosos, con un aforo de una persona cada 4 metros cuadrados, pero con un máximo de duración de 30 minutos. En color rojo solo pueden hacer bodas o bautismos.

¿Y QUÉ TENDRÍAMOS QUE HACER PARA LLEGAR A COLOR AMARILLO O VERDE?

Al llegar a amarillo si hay una diferencia sustancial en las medidas permitidas para las actividades económicas, pero para llegar aquí el Municipio de Guatemala debe necesariamente bajar los casos a una cuarta parte de lo que actualmente tiene. En los últimos días se han reportado alrededor de unos 200 casos por cada 100 mil habitantes en la capital, y habría que descender a 55. Si el descenso fuera lineal, como hasta ahora, tardaría unos dos meses al ritmo actual.

¿Y para el color verde? Como se encuentra concebido el sistema de alertas nadie puede sacar menos de 2.5 de calificación, pues ese es el piso más bajo. El problema es que ese tambien es el punteo para llegar a color verde. En otras palabras, se debe sacar punteo perfecto para ser verdes. Eso, por sí mismo, te debe decir lo difícil que es llegar allí.

Más allá de la responsabilidad individual de los ciudadanos, bajar de color depende también en gran parte de la gestión del gobierno y su capacidad de aumentar la cantidad de pruebas. Según estos indicadores necesitaríamos aplicar como mínimo 16,800 pruebas diarias para que todos los municipios lleguen a verde; actualmente estamos en 4,000. No es momento para que el Presidente se desentienda de la pandemia, pues de la eficiencia de su administración depende que podamos activar nuestra economía.



0 vistas0 comentarios