• Rodolfo Mendoza

LA FATALIDAD DE "ÓMICRON" ES MUY BAJA


Hace un mes las autoridades de salud de Sudáfrica anunciaron al mundo que habían identificado una nueva variante de preocupación de Covid, la que fue denominada “Ómicron”. Rápidamente muchos gobiernos, incluido el de Guatemala, procedieron a cerrar el ingreso de pasajeros provenientes de ese país, levantando alarmas entre toda la población.


Lo que se conoce de la variante proviene de las observaciones y testimonios de médicos y profesionales que han tratado pacientes con esta enfermedad y de la recopilación de información que se ha obtenido de miles de contagiados. Todos parecen coincidir hasta ahora en que Ómicron es mucho más contagioso y se transmite unas dos a cuatro veces más que las anteriores versiones de Covid, por lo que se ha propagado rápidamente por todo el mundo, pero que produce síntomas leves, con bajísimo resultado en hospitalizaciones y fallecimientos.


Los síntomas que produce Omicron han sido descritos como “muy similares a los de un resfriado común”, y consisten en dolores de cabeza, dolor de garganta, secreción nasal, fatiga, y estornudos. En algunos pacientes en Sudáfrica produjo malestares digestivos, pero no se ha observado los síntomas que otras variantes provocaban, como fiebre, tos y pérdida de gusto y olfato.


Las estadísticas de Sudáfrica apoyan estas observaciones. Ómicron ha llegado a ser la variante dominante en ese país, con el 95% de casos provenientes de esa cepa. Los casos se dispararon a un ritmo que no se había visto anteriormente, y en pocos días produjo la ola más grande de contagios diarios en ese país, pero con pocos fallecimientos. La tasa de fatalidad en Sudáfrica en esta ultima semana es la más baja de toda la pandemia, con sólo el 0.2% de los casos reportados resultando en fallecimientos, un descenso considerable de la que se reportaba hace un mes, previo a Ómicron, que era de 9.5%. Para ponerte en contexto, una tasa de fatalidad de 0.2% es muy cercana a lo que se ha observado para niños pequeños, el grupo menos vulnerable.


Sudáfrica ha avanzado menos en vacunación que Guatemala, así que esto es esperanzador para nuestro país, que por cierto, ha sido superado por Nicaragua y Venezuela en porcentaje de la población vacunada con una dosis, y es el país del continente con menor porcentaje de vacunación, y no por poco.

Omicron llegará a ser la variante dominante en el mundo, desplazando a Delta, lo que podría ser positivo, si se sigue comportando como hasta ahora. Si así se confirma, será un paso más para que una gran parte de la población retome gradualmente la normalidad en el 2022 y algunos gobiernos dejen de contabilizar los contagios y se enfoquen únicamente en hospitalizados y fallecimientos.




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo