• Rodolfo Mendoza

¿CUÁNDO TENDREMOS LA VACUNA DE COVID EN GUATEMALA?

La farmacéutica americana Pfizer, en alianza con BioNTech de Alemania, anunciaron el lunes pasado los primeros datos provisionales de una prueba clínica a gran escala de la vacuna contra COVID, que resultaron ser muy exitosos.



A este anuncio se sumarán el de Moderna, en los próximos días, y los de Oxford y Johnson & Johnson a finales de año, entre al menos unos doce anuncios más que se darán en los próximos tres meses.

La vacuna de Pfizer es la primera vacuna que anuncia resultados de pruebas masivas (o pruebas de fase 3), el último paso antes de la autorización regulatoria para masificarla. Los anteriores anuncios de otras vacunas, como el de Sputnik V de Rusia o Sinovac de China, eran únicamente con pruebas realizadas a pocas personas, lo que se conoce como fase 2. Este anuncio es el primero de una vacuna que completa la fase de pruebas necesarias de seguridad y eficiencia para ser aprobada, y es, sin duda, un momento decisivo para cambiar el rumbo de la pandemia.

EN SÓLO UN AÑO

La vacuna del Covid será la más rápida que se haya desarrollado en la historia humana, batiendo por mucho el récord anterior. La vacuna contra las paperas es la más rápida que se había desarrollado hasta ahora, según National Geographic, la cual tomó cuatro años, desde la recolección de muestras virales hasta la licencia en 1967.

Por lo general, las vacunas tardan entre 10 y 15 años en desarrollarse. Los investigadores tienen que emplear tres fases para crear una vacuna, comenzando con las pruebas con animales antes de pasar a las pruebas en personas. Por esa razón muchos expertos advertían que esperar una vacuna este año era extremadamente optimista, como anunciaba el presidente Trump. La vacuna de Covid debía pasar rigurosamente por las mismas fases que cualquier otra vacuna, por lo que la expectativa original era que tardaría de 12 a 18 meses en desarrollarse, en el mejor de los casos. Por lo tanto éste anuncio en menor tiempo de lo esperado debe ser celebrado como un gran avance de la humanidad.

LOS OBSTÁCULOS POR VENCER

Descubrir la vacuna y hacer las pruebas de seguridad y eficiencia son sólo los primeros obstáculos que se debían vencer. Para llegar a aplicarla masivamente a la población, y así poder retornar a la normalidad pre—Covid, aún faltan vencer estos otros:

1) Aprobación por el Regulador: Por el momento ninguna vacuna ha sido oficialmente aprobada para uso general, únicamente para uso de emergencia. Para esto se debe presentar toda la papelería con los protocolos y resultados de fase 3, evaluados por una entidad ajena a la empresa interesada. Esto puede tomar de uno a dos meses más.

2) Producción y transporte: La producción masiva fue adelantada por las farmacéuticas con millonarios contratos alrededor del mundo, con la esperanza de que las pruebas resultaran positivas, y así ganar tiempo, por lo que la oferta debería estar cubierta. Es el transporte hacia cada rincón del planeta que presenta grandes desafíos, pues las vacunas necesitan mantenerse frías o congeladas para ser efectivas. La vacuna de Pfizer necesita mantenerse a -80 grados centígrados, la de Moderna a -20 grados y la de Oxford a -8. El mundo no ha realizado una distribución tan masiva en tan poco tiempo como se pretende ahora, y no se cuenta con los barcos, camiones ni bodegas a gran escala adaptados para lograrlo. Esto sólo se podrá hacer con alianzas público-privadas.

3) Confianza de la población: Ante el acelerado ritmo para probar la vacuna, muchos desconfían de la seguridad de la misma, por lo que se deberá ganar la confianza de la ciudadanía para aplicarla masivamente. En los últimos estudios de opinión, 71% de las personas a nivel mundial dijeron que si se aplicarían la vacuna cuando este disponible, y un 29% dijeron que no. Estados Unidos, con un 65%, Francia con 56% y Rusia con 41% son los países en los que menos personas confían en la vacuna.

4) Logística de distribución: Una vez esté aprobada la vacuna, los gobiernos deberán ejecutar el plan para recibir los cargamentos y hacerlos llegar a los centros de vacunación a tiempo, además de priorizar a quien se le aplican las primeras dosis disponibles, y llevar récords detallados de qué vacuna se le puso a cada persona. Esto último es necesario ya que la mayoría de vacunas necesitan ser aplicadas en dos dosis, y ante la variedad de opciones y marcas, se deberá tener récords detallados de qué vacuna y cuándo se le aplicó a cada uno. Esto requiere una planificación detallada si se desea tener éxito

Y EN GUATEMALA, ¿PARA CUANDO?

La ministra de Salud anunció hace unos días que Guatemala ya fue aceptada en la iniciativa COVAX, que es un medio de financiación liderado por la OMS y la Alianza de Vacunación GAVI, e indicó que planea adquirir 3.3 millones de dosis a un precio de Q21 cada una (aprox $3). No indicó la fecha estimada de la llegada de las dosis al país, ni de que vacuna serían, pero se esperaría que se apliquen durante el 2021.

Otra opción a la mano es el acuerdo firmado para Latinoamérica por Astra Zéneca, con al vacuna desarrollada por Oxford. A mediados de año la farmacéutica logró un acuerdo con los gobiernos de México y Argentina para producir 250 millones de dosis para toda Latinoamérica, a un precio reducido de $4 por cada una, a ser distribuidas gradualmente a partir del segundo trimestre del 2021. No se sabe si el país ya logró asegurar algunas dosis de este acuerdo.

Así que, en el mejor de los casos, la expectativa es que la masificación de la vacuna en el país se logre hasta el segundo semestre del próximo año. Lo más cauteloso, por lo que sabemos ahora, sería esperar el regreso a la normalidad pre-Covid hasta finales del 2021 o inicios del 2022.




45 vistas1 comentario